Acusan a Biden de enviar a prisiones de ICE a miles de inmigrantes que piden ayuda

Aunque ha hecho esfuerzos para modificar el sistema de asilo, las políticas de la Administración del presidente Joe Biden mantienen la estrategia de encerrar a inmigrantes que solicitan asilo.

Así lo revela el informe “Aquí son un preso” de Human Rights First, el cual documenta que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) ha enviado a decenas de miles de personas que buscan asilo a cárceles donde sufren largas detenciones, daños físicos y psicológicos, negligencia médica, discriminación y otros abusos.

“A medida que la Administración Biden pone fin a la política de expulsión ilegal del Título 42, no debe perpetuar el uso cruel e innecesario de la detención contra las personas que buscan refugio en este país”, consideró Rebecca Gendelman, abogada asociada de investigación de Protección de Refugiados en Human Rights First y autora del informe.

“El gobierno tiene autoridad legal para conceder la libertad condicional a los solicitantes de asilo y otros inmigrantes. Su elección de detenerlos pone en peligro vidas, separa familias, inflige traumas, desperdicia recursos y castiga a las personas por ejercer su derecho legal a solicitar asilo”.

El reporte agrega que el DHS ha tratado a los adultos solicitantes de asilo como prioridades para la detención y deportación, incluidos disidentes políticos, personas LGBTQ+, sobrevivientes de tortura, activistas de derechos humanos y sobrevivientes de violencia de género, a quienes los encarceló durante largos periodos, en lugar de permitirles continuar con sus casos, mientras vivían seguros con sus familias y comunidades en EE.UU.

El tiempo de detención para solicitantes que provienen de países con habitantes mayoritariamente de raza negra sufrieron periodos de detención más prolongados, con un promedio de casi un mes más (4,6 meses) que otros solicitantes.

Por ejemplo, en octubre de 2021 una solicitante de asilo venezolana murió por complicaciones del sida y la covid-19 después de cinco meses de detención. También hay miles de casos de personas expulsadas en forma expedita.

“La Administración ha persistido en utilizar la deportación acelerada fundamentalmente defectuosa contra los solicitantes de asilo detenidos”, indica el informe. “Como resultado, el DHS ha deportado ilegalmente a solicitantes de asilo sin entrevistas de miedo creíble o ha ordenado la expulsión de personas a través de determinaciones negativas de miedo creíble claramente erróneas”.

(Visited 8 times, 1 visits today)

Artículos relacionados