Brasilia entró en un segundo confinamiento para frenar los contagios de COVID-19

Brasil

La capital de Brasil, Brasilia, entró este domingo en un confinamiento -el segundo desde que empezó la pandemia- que durará quince días y que va acompañado de otras medidas restrictivas para intentar frenar el avance del coronavirus.

El colapso del sistema sanitario el 99 por ciento de las camas de UCI ocupadas y la alta incidencia que se registró en los últimos días ha precipitado a las autoridades regionales a adoptar medidas como la prohibición diaria de venta de alcohol después de las 20:00 horas.

“No estoy contento con la decisión”, señaló el gobernador del Distrito Federal, Ibaneis Rocha, aunque ha defendido las restricciones ya que son necesarias “ante la gravedad de la situación”.

Solo los servicios esenciales podrán funcionar en el estado, como recoge el portal de noticias G1. Así, centros comerciales, bares, restaurantes, parques, gimnasios y otros lugares donde pueden congregarse multitudes están cerrados, mientras que las escuelas privadas que reabrieron en septiembre tienen que volver a cerrar.

El presidente del país, Jair Bolsonaro, que acudió dos veces esta semana ante el Congreso para entregar dos propuestas de privatización de empresas sin mascarilla, ha utilizado Twitter para criticar la medida del confinamiento, subrayando que “el pueblo quiere trabajar” y acompañado de un video en el que un grupo de trabajadores afirman este mismo mensaje.

 

(Visited 7 times, 1 visits today)

Artículos relacionados