EE.UU. niega asilo a caravana de migrantes por falta de espacio

Se calcula que unas 200 personas solicitarán asilo en Estados Unidos y el primer grupo de ellos ya lo está intentando en el punto oficial de aduanas. Sin embargo, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza se negó a procesar las solicitudes alegando que el puesto fronterizo de San Ysidro, California, está lleno.

México

Una mujer con embarazo riesgoso, madres con hijos pequeños, niños enfermos, mujeres transgénero… La caravana de migrantes centroamericanos eligió los 50 casos más vulnerables para que entren primero al punto fronterizo que separa Tijuana y San Diego.

Pese a las críticas de Trump a la caravana, el envío de más jueces de inmigración y el despliegue de la Guardia Nacional como respuesta, estos centroamericanos tienen derecho a pedir asilo en la frontera.

Lea aquí: Caravana migrante llega a la frontera y desafía a Trump

La incógnita es si la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) tramitará (y cuándo) sus peticiones ya que por ahora han argumentado que llegaron a la capacidad total de casos por día.

“En este momento hemos colmado nuestra capacidad en el puerto de entrada de San Ysidro como para que los oficiales de la CBP puedan admitir más personas que viajan sin la documentación de entrada apropiada”, anunció en un comunicado Kevin McAleenan, jefe de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza.

“Esos individuos quizá necesiten esperar en México debido a que los oficiales de la CBP trabajan para procesar a quienes ya están en nuestras instalaciones”, añadió. La nota especificó que solo se tramitarán más solicitudes cuando tengan los recursos y el espacio disponible.

La institución tiene instalaciones con capacidad para alojar temporalmente a 300 personas.

Fue un día clave para la caravana, que salió de Centroamérica hace más de un mes, recorrió miles de millas en situaciones adversas y dejó a cientos de integrantes en México donde intentarán lograr protección. Este domingo intentaron entrar a Estados Unidos por primera vez.

Los abogados voluntarios les dieron consejos para que las autoridades de Estados Unidos respeten su derecho a pedir asilo, pero también advertencias para que no cometan errores en ese proceso.

“Esos individuos quizá necesiten esperar en México debido a que los oficiales de la CBP trabajan para procesar a quienes ya están en nuestras instalaciones”, señalaron las autoridades.

Nicole Ramos, abogada que trabaja a nombre de los miembros de la caravana, expresó sus dudas sobre lo dicho por las autoridades migratorias estadounidenses. “Han estado bien enterados de que iba a llegar una caravana a la frontera”, manifestó en conferencia de prensa.

“Podemos construir una base en Irak en menos de una semana. No podemos procesar a 200 refugiados. No lo creo”, agregó Ramos.

Mientras que unos 50 lograron entrar al puesto fronterizo, decenas de migrantes se quedaron en la parte mexicana, esperando una nueva expedición hasta el puerto de acceso a Estados Unidos.

Simbólicamente en el muro

Con banderas de sus países y carteles en sus manos en los que se leía “diversidad sin fronteras”, varios migrantes treparon el muro que separa Tijuana, México, de San Diego, Estados Unidos.

Fue una acción simbólica, antes de buscar asilo en el punto de cruce autorizado. Sentados en la parte más alta del muro, se unían al clamor de los cientos que los secundaban en tierra: “Somos migrantes, no somos criminales. Por qué nos matan, por qué nos asesinan si somos la esperanza de America Latina”, decían.

De los casi 1,500 que empezaron el ‘viacrucis’, un grupo más reducido llegó a Tijuana esta semana en donde fueron recibidos con corridos de los Tigres del Norte. Los migrantes recorrieron cientos de millas en los lomos del peligroso tren conocido como ‘La Bestia’ pero en Mexicali, Baja California, pudieron abordar los autobuses directo a Tijuana.

Entre los que cantaban con fuerzas frente al muro , se encontraba mujeres embarazadas y cientos de niños menores de 5 años y adolescentes.

“Se ha dicho que somos terroristas, que somos peligrosos, pero somos gente de paz que solo buscamos una mejor vida y la vamos a encontrar con el favor de Dios”, dijo Carlos Aguilera, un padre de familia hondureño que llegó hasta Tijuana con sus cinco hijos y su esposa.

Mientras los integrantes de la caravana en Tijuana se valían de corridos y regaetones para hacerle eco a sus demandas, del lado Estados Unidos, un nutrido grupo que lideró la ‘Marcha sin fronteras’ llegó al muro después de emprender un recorrido de 144 millas desde Los Ángeles para darle la bienvenida a la caravana. “El asilo es un derecho”, se leía en algunas de sus pancartas.

Los organizadores calculan que entre 180 y 200 migrantes intentarán finalmente cruzar por el punto oficial de entrada, ya que centenares decidieron probar suerte en México y pedir ayuda humanitaria en el país.

El principal temor de cruzar a Estados Unidos es que las autoridades migratorias puedan separar las familias, como mínimo a los padres de las madres e hijos. No descartan tampoco que deban cruzar en diferentes días.

Muchos de los inmigrantes que han llegado hasta este punto emprenderán ahora un proceso de pedir asilo en Estados Unidos.

La Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) ha explicado que se puede otorgar estatus de refugiados o asilo a personas que “han sufrido persecución o que teman que se les persiga por razones de raza, religión, nacionalidad y/o pertenecer a un cierto grupo social u opinión política”.

Sin embargo, Rebeca Sánchez-Roig, abogada de inmigración que ejerce en Miami, Florida, asegura que “habrá personas en esta caravana que habrán recibido mala información de otros y fabricarán los hechos en un intento de establecer una reclamación de asilo. Pero deben considerar que una reclamación fraudulenta de asilo tiene serias consecuencias para posibles beneficios futuros de inmigración”.

“Es más, cualquier persona que trate de cruzar a Estados Unidos haciendo falsas reclamaciones de asilo a las autoridades de inmigración, puede ser enjuiciada penalmente por presentar solicitudes de inmigración fraudulentas”, vuelve a prevenir.

Aunque esta caravana nació como una marcha simbólica que se lleva haciendo desde hace 5 años, este año el Viacrucis de los inmigrantes dejó de ser una protesta normal para llamar la atención sobre los problemas en los países del Triángulo Norte (El Salvador, Guatemala y Honduras) y para convertirse en un tema internacional, debido a la andanada de mensajes publicados por el presidente en su cuenta de la red social Twitter a principios de febrero.

En sus mensajes, el mandatario, tras enterarse de la marcha, insistió en aprobar nuevas restricciones migratorias y exigió que México ayudara a “evitar que las personas lleguen a México a través de su frontera sur y luego a Estados Unidos”.

(Visited 63 times, 1 visits today)

Artículos relacionados