¡Ejemplo a seguir! japoneses limpian butacas de estadio después del partido (VIDEO)

Esta costumbre se hizo conocida en 1998 en el mundial de Francia, donde los fans japoneses dejaron impecables sus asientos. En ese entonces, había un lema de moda entre los japoneses que iban al extranjero: “Dejar todo más limpio de cuando llegamos”.

Rusia

No cabe duda que la cultura japonesa es un ejemplo para los países latinoamericanos que luchan diariamente con la suciedad en las calles.

Este martes después de finalizar el partido en que los nipones se impusieron a Colombia 2-1, aficionados del país del sol naciente limpiaron las butacas del estadio.

Con bolsas plásticas en mano, todos los japoneses recogieron desperdicios que en su mayoría fueron tirados por aficionados cafeteros.

Un aficionado colombiano grabó con su teléfono celular la loable acción y lo compartió en las redes socielas.

Cultura de limpieza

La cultura de la limpieza se basa en el día a día y en la forma en que se piensa sobre ella. Es por esto que los japoneses vienen sorprendiendo al mundo en cada torneo mundial de fútbol en que participa su selección: a diferencia de la mayoría de fans latinoamericanos y europeos, ellos recogen toda su basura, prácticamente sin dejar huella de suciedad en la tribuna ocupada.

Esta costumbre se hizo conocida en 1998 en el mundial de Francia, donde los fans japoneses dejaron impecables sus asientos. En ese entonces, había un lema de moda entre los japoneses que iban al extranjero: “Dejar todo más limpio de cuando llegamos”. Una clara política de estado y de educación en torno a la limpieza, algo que perfectamente podemos empezar a proclamar en nuestras aulas.

La limpieza como parte de la educación escolar

En Japón, desde primer grado de primaria hasta quinto de secundaria (y hasta en algunas universidades), los niños están encargados de limpiar su escuela. Esto incluye el baño, patio y alrededores.

Los estudiantes son 100% responsables de qué tan limpio esta su colegio. Los mismos niños administran el orden en que se limpia y el grado de limpieza también.

Es una parte importante de la enseñanza de la escuela. Puede sonar casi imposible hacerlo con los niños de hoy, pero si se comienza a los primeros años, como algo obligatorio, los niños entenderán y se convertirá en una rutina.

Lo que más se les enseña a los niños en la escuela cuando se hace la limpieza son estos 3 puntos:

La limpieza de tus alrededores es responsabilidad de uno mismo.

La limpieza de tus alrededores representa tu alma.

La limpieza NO es un castigo, es un deber de todos.

La limpieza en la casa es hecha por sus dueños

A diferencia de muchas zonas urbanas de muchos países en América Latina, en Japón nadie tiene empleadas para el aseo de la casa (solo los mega millonarios las usan).

Esto porque son muy caras y también porque los espacios son muy reducidos. Por ende, las familias mismas limpian sus casa diariamente.

El ama de casa es la que más cuida de esto, pero la familia entera participa para limpiar. Lo interesante es que hay limpiezas diarias pero también una limpieza que se hace cada vez del termino de algún acontecimiento.

Por ejemplo, hay una súper limpieza que se hace una vez al año, llamada Osoji o Gran Limpieza, que se hace para recibir el año nuevo con la casa y el alma limpias. Entre toda la familia se limpia la casa entera. Los niños normalmente ayudan a asear el piso y sus propios cuartos.

El concepto de limpieza es diferente

En la cultura japonesa, que normalmente pone mucho énfasis en la responsabilidad de cada persona, cuando se trata del aseo se pone más peso en limpiar un lugar que en buscar al responsable de la suciedad.

Algo muy diferente a lo que sucede en Latinoamérica, donde la limpieza se considera como una tarea que nadie quiere hacer, un castigo, y algo que usualmente tiene que hacer alguien de una clase social mas baja.

Frases como: “¿Por qué tengo que limpiar yo?, no es mi culpa que esté sucio!”, son muy comunes en nuestros países, que además se vinculan muchas veces con expresiones como: “eso es trabajo del que hace el aseo” o “no recojas eso, le estás quitando el trabajo al que limpia”.

Nada más errático a la hora de pensar en la limpieza colectivamente, no como un castigo ni un deber, sino como una manera de vivir mejor, sin cargar lastres.

En ese sentido, vale la pena mencionar las ‘5 eses’ que muchas empresas tienen como premisa para asegurar la calidad de vida en un lugar o espacio en el país del sol naciente:

Seiri: Clasificación – Separar innecesarios

Seiri significa seleccionar entre lo necesario de lo innecesario. Es una decisión continua que se toma para mantener las cosas en orden. Es casi un modo de vida, llena de decisiones.

Seiton: Orden – Situar Necesarios

Organizar el espacio de trabajo de forma eficaz.

Souji: Limpieza – Suprimir la suciedad

Mejorar el nivel de limpieza de los lugares.

Seiketsu: Encontrar suciedad – Prevenir el desorden

Prevenir la aparición de la suciedad y el desorden.

Shitsuke: Disciplina

Fomentar los esfuerzos y la acción diaria de la limpieza.

Con acciones diarias que vayan formando una rutina colectiva, sumadas a un nuevo enfoque en torno a la limpieza, como algo que nos compete a todos, podremos hacer que nuestras ciudades, barrios y casas, sean más limpios y agradables.

(Visited 85 times, 1 visits today)

Artículos relacionados