EL GOBIERNO DE NICARAGUA EXPULSA A LA OEA

El canciller de Nicaragua, Denis Moncada, anunció este domingo la expulsión de la Organización de los Estados Americanos (OEA) del país centroamericano y el retiro de sus diplomáticos ante el organismo multilateral.
«No tendremos presencia en ninguna de las instancias de ese diabólico instrumento llamada OEA», aseguró Moncada durante una alocución televisada.
El canciller nicaragüense aseguró, además, que el gobierno de Daniel Ortega había retirado las credenciales de sus diplomáticos ante la OEA y anunció que su sede en el país había «sido cerrada».
«Hemos desconocido y desconocemos este instrumento de administración colonial que no representa en ningún momento la unión soberana de nuestra América caribeña», dijo Moncada.
La expulsión ocurre apenas unas semanas después de que el embajador de Nicaragua ante la OEA, Arturo McFields Yescas, hubiera dado un discurso denunciando al gobierno de Daniel Ortega de incitar a la violencia política y arrestar opositores.

La ocupación policial de la sede de la OEA en la zona residencial de Las Sierritas de Santo Domingo, en Managua, ocurrió al caer la noche, después el canciller Denis Moncada Colindres irrumpió en televisión nacional, para leer un comunicado en el que cargaba contra el organismo. “No tendremos presencia en ninguna de las instancias de ese diabólico instrumento de la mal llamada OEA”, aseguró.

El funcionario también anunció el retiro de los representantes de Managua en Washington, donde funciona la sede de la organización.

Con esta decisión, el Gobierno de Ortega y su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo ratifican su renuncia a la OEA presentada el 19 de noviembre pasado, luego de que el Consejo Permanente aprobó con 25 votos una resolución que enfatizaba que “las elecciones nicaragüenses del pasado 7 de noviembre no fueron libres, justas ni transparentes y no tienen legitimidad democrática”.

En ese momento, el secretario general de la OEA, el uruguayo Luis Almagro, solicitó al Gobierno permitir el ingreso a Nicaragua de una delegación de alto nivel para negociar la realización de nuevos comicios con transparencia y observación electoral creíble. La solicitud de Almagro nunca fue respondida.

La permanencia de Nicaragua en la OEA estaba en duda desde que el organismo aprobó el proceso de aplicación de la Carta Democrática Interamericana por los señalamientos contra Ortega y Murillo sobre violaciones a los derechos humanos en 2018, durante las protestas sociales que fueron violentamente reprimidas y que, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), dejaron 355 muert

(Visited 9 times, 1 visits today)

Artículos relacionados