El punto débil de la política migratoria de Donald Trump son los niños

Estados Unidos

Los últimos acontecimientos registrados con niños migrantes que viajen solos a acompañados hacia Estados Unidos ha desatado una ola de reacciones a nivel internacional.

Días después de que Trump amenazara con “deportaciones” masivas y encendiera el temor entre comunidades migrantes, su Gobierno debió encarar un nuevo caso que involucró a centenares de menores de edad que permanecen en un centro de detención de migrantes.

Un grupo de abogados denunció las penosas condiciones en que están los pequeños que, separados de sus padres, están en el centro de detención de Clint, cerca de la frontera texana con México, sin pañales, jabón, ropa limpia, cepillos de dientes o comida adecuada.

Y pese a que no trascendieron fotografías, la denuncia recordó las imágenes difundidas hace unos meses de niños encerrados en jaulas en otro centro de Texas justo en medio de la polémica por la política de “tolerancia cero”, que dio pie a la separación de niños cuyos padres fueran detenidos tras entrar ilegalmente al país.

Los activistas han denunciado que, pese a que hace un año se puso fin oficialmente a esa política del Gobierno, que implicaba separar a los menores de sus padres, las separaciones se siguen produciendo.

“Nuestro Gobierno en la frontera sur continúa destruyendo a las familias todos los días”, dijo a Efe Nancy Goldfarb, directora de comunicaciones de la escuela de leyes de la Universidad de Columbia, quien narró que tuvieron la oportunidad de entrevistar a más de 60 pequeños que cruzaron la frontera desde México.

(Visited 24 times, 1 visits today)

Artículos relacionados