España supera las 50 mil muertes por COVID-19

España

España superó las 50 mil muertes por COVID-19, después de que el Ministerio de Sanidad elevara a 50 mil 122 el número de víctimas desde el inicio de la pandemia, y a 1 millón 879 mil 413 el total de contagios, 24 mil 462 desde el 24 de diciembre, cuando se comunicaron las últimas cifras.

De acuerdo a estos datos oficiales, desde el pasado jueves murieron 298 personas por coronavirus en España, mientras que la incidencia acumulada en los últimos 14 días bajó en 16.60 casos, hasta los 246.19 por 100 mil habitantes.

La información facilitada por el Ministerio español de Sanidad indica que en la actualidad hay 2 mil 172 enfermos de COVID-19 hospitalizados, mil 428 más que el 24 de diciembre, con una ocupación hospitalaria del 10.04 por ciento frente al 8.80 por ciento del jueves, que, en el caso de las Unidades de Cuidados Intensivos, se sitúa en 21.14 por ciento de las camas ocupadas, casi dos puntos más.

“Llevamos dos o tres semanas observando un descenso en el número de fallecidos, pero siguen siendo datos muy altos”, valoró este miércoles en rueda de prensa el portavoz para la pandemia del Gobierno español, Fernando Simón.

Retraso en la vacunación
El Ministerio español de Sanidad informó que Pfizer España había comunicado un aplazamiento en la entrega de la vacuna contra COVID-19 “debido a un problema en el proceso de carga y envío” desde su fábrica de Puurs (Bélgica) y que ese retraso también afectaba a otros siete países europeos.

Horas más tarde, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, confirmó en una entrevista radiofónica que el problema se había resuelto y que mañana estarán ya en el país todas las dosis estipuladas.

Las 9 mil 750 primeras vacunas de Pfizer/BioNTech llegaron el sábado a España desde Bélgica en dos contenedores, las mismas que se han enviado a cada Estado miembro de la Unión Europea (UE) para esta primera entrega, que tenía un fuerte carácter simbólico.

Este domingo arrancó la campaña de inmunización en todas las regiones españolas. En esta primera etapa de vacunación se van a beneficiar los internos y trabajadores de residencias de mayores y centros de personas con discapacidad, personal sanitario y grandes dependientes al ser los colectivos más vulnerables o expuestos.

“No nos consta ningún efecto adverso de las vacunas aplicadas ayer”, dijo hoy Illa en rueda de prensa.

En general, “la valoración ha sido positiva”, dijo el ministro español de Sanidad. “Es el principio del fin” de la pandemia, remarcó.

Illa agradeció la respuesta de la ciudadanía en las celebraciones de Nochebuena y Navidad, aunque pidió que “se mantenga la guardia muy alta”, con los mínimos movimientos sociales y “mucha cautela” para las festividades de fin de año.

(Visited 7 times, 1 visits today)

Artículos relacionados