Gobernador de Puerto Rico analiza si renuncia ante protestas

Ricardo Rosselló llegó a la gubernatura con la promesa de revertir la crisis de credibilidad que existía para con el gobierno y solucionar la deuda que tanto pesaba.

Puerto Rico

En su efímera trayectoria como gobernador de Puerto Rico, la isla que le vio nacer , Ricardo Roselló, se contempla literalmente como el timonel, que perdió el control en aguas sumamente agitadas por el clamor popular, y que lo harán sucumbir al lecho de la justicia, sin opción a un salvavidas.

Ante el panorama desalentador para Roselló, trascendió que el gobernador renunciará a su cargo tras la publicación de controvertidos mensajes que sostuvo el mandatario con allegados a su administración en un chat y los más recientes casos de corrupción en su gobierno.

En tanto, el secretario de gobernación de Puerto Rico, Ricardo Llerandi, anunció este martes su renuncia, presionado por las multitudinarias protestas dentro y fuera de la isla, con las que miles de personas le exigen al gobernador Ricardo Rosselló que dimita.

«En esta coyuntura histórica me corresponde anteponer sobre cualquier consideración el bienestar de mi familia», escribió en la misiva que dirigió a Rosselló y en la que informa que abandonará sus funciones el 31 de julio.

«Las amenazas recibidas las puedo tolerar como individuo, pero nunca permitiré que afecten mi hogar. Mi esposa y mis hijos son todo para mí. Ese es mi deber principal», se lee en la carta que fue compartida en la cuenta de Twitter del senador Eduardo Bhatia.

Por otra parte, Rosselló renunció este domingo a la presidencia de su partido, el Nuevo Progresista, y a su aspiración de ir a la reelección en 2020. Pero se resistió a abandonar la gobernación pese a presión que se mantiene en las calles y en redes sociales.

Los puertorriqueños tienen más de dos semanas protestando tras la revelación de un chat de Telegram en el que Rosselló y su equipo cercano se mofan tanto de opositores como de aliados del oficialismo. En una de estas conversaciones, por ejemplo, el gobernador ofendió gravemente a opositoras reconocidas, desatando más que reacciones.

ero esas conversaciones son apenas la punta del iceberg de un descontento acumulado por años por la corrupción que se ha perpetuado gobierno tras gobierno, un manejo económico que llevó la isla a la quiebra y por la respuesta de la administración actual a las miles de muertes ocasionadas por el huracán María en 2017.

Ricardo Rosselló llegó a la gubernatura con la promesa de revertir la crisis de credibilidad que existía para con el gobierno y solucionar la deuda que tanto pesaba. Y ni una ni otra.

 

(Visited 12 times, 1 visits today)

Artículos relacionados