Guatemala habría consultado a EEUU postura contra Iván Velásquez

El no renovar el mandato de la Cicig podría traer consecuencias también para EE. UU, en el mediano y largo plazo.

Guatemala

La actual postura del Gobierno respecto al trabajo de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) y su comisionado, Iván Velásquez, ha generado opiniones divergentes en Estados Unidos.

Políticos en ese país han sugerido, incluso, la revisión de las asignaciones financieras al Triángulo Norte y endurecer las sanciones a políticos señalados de corrupción, a través de la Ley Magnitsky.

Lea aquí: Guatemala: Manifestación pacífica en Sololá para exigir prórroga de CICIG

Para analistas de políticas públicas para América Latina del Cato Institute, uno de los más importantes tanques de pensamiento de EE. UU., el apoyo, o al menos la ambigüedad del gobierno estadounidense respecto a la no renovación del mandato de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), podría repercutir a mediano o largo plazo en una nueva crisis migratoria, por el impacto de la corrupción en la calidad de vida de los guatemaltecos.

La ambivalencia, ambigüedad de la administración Trump en los últimos días, de no permitir el ingreso de Iván Velásquez al país, es una muestra de que ha habido un tipo de coordinación o comunicación entre Guatemala y Washington con respecto a esta decisión.

Es una decisión que no ha tomado por sorpresa a nadie en Washington, por lo menos dentro de la administración Trump, y me sorprendería mucho si esta decisión no fue consultada, incluso antes, por parte del gobierno guatemalteco.

Mire además: Gobernadores guatemaltecos piden rendición de cuentas a la CICIG

(Visited 55 times, 1 visits today)

Artículos relacionados