Incertidumbre en relación entre Estados Unidos y El Salvador

La Alianza por la Prosperidad se acordó entre El Salvador, Honduras, Guatemala, que componen el llamado Triángulo Norte de Centroamérica, y EEUU.

El Salvador

El Gobierno de El Salvador lamentó la suspensión de una reunión de cancilleres del Triángulo Norte de Centroamérica programada para la próxima semana en Estados Unidos, en la que se discutiría el plan regional Alianza por la Prosperidad, eso se une al llamado a consulta de la embajadora Jean Manes para que regrese a Washington para evaluar la decisión del país de romper relaciones con Taiwán y establecerla con China Popular.

“El Gobierno de El Salvador lamenta que Estados Unidos haya suspendido una reunión de cancilleres y máximos funcionarios de seguridad de los países miembros de la Alianza para la Prosperidad” y “expresa su disposición de asistir a una nueva convocatoria”, señaló la Presidencia salvadoreña.

Lea aquí: Vicepresidente de El Salvador defiende soberanía ante presión de EEUU

Detalló que el Gobierno estadounidense comunicó el viernes la decisión de suspender la cita, el mismo día que el Departamento de Estado llamó a consultas en Washington a la embajadora Jean Manes para evaluar la decisión de El Salvador de establecer relaciones con China

“La Alianza para la Prosperidad ha sido desde el inicio una prioridad para el Gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén” y “el país ha sido certificado en cuanto al cumplimiento de requisitos establecidos por el Congreso estadounidense para recibir esta ayuda”, añadió.

El Ejecutivo salvadoreño señaló que sus representantes estuvieron trabajando “hace unos días” con “una amplia delegación de Estados Unidos, México y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en estos proyectos”.

Mire además: Extensión del permiso de trabajo para salvadoreños solo aplica a ciertas personas bajo el TPS

La Alianza por la Prosperidad se acordó entre El Salvador, Honduras, Guatemala, que componen el llamado Triángulo Norte de Centroamérica, y Estados Unidos en 2014, tras la llegada masiva de miles de menores migrantes no acompañados al país norteamericano.

El plan, que busca frenar la migración irregular, fue financiado inicialmente por el Gobierno de Barack Obama (2009-2017) con unos 1,300 millones de dólares. EFE

 

 

(Visited 34 times, 1 visits today)

Artículos relacionados