Indignación en Honduras por la muerte de la joven Keyla Martínez bajo custodia de la Policía

Tegucigalpa, Honduras

La sociedad hondureña está bajo conmoción por la muerte de la estudiante de enfermería Keyla Martínez Rodríguez, quien falleció bajo custodia policial el pasado fin de semana.

En tanto, el informe de Medicina Forense de la autopsia Keyla Martínez confirma que no se trata de un suicidio, sino de muerte por asfixia mecánica, es decir, fue asesinada.

Las protestas de familiares y amigos de Keyla obligaron a las autoridades a investigar el caso que había sido catalogado inicialmente como un «suicidio». Sin embargo, las denuncias, marchas y protestas en el país obligaron a la Fiscalía a indagar un presunto homicidio a manos de los oficiales.

La detención

La noche del sábado 6 de febrero, la joven de 26 años fue detenida por la Policía en el municipio de La Esperanza, en el departamento de Intibucá, al occidente del país centroamericano.

En su versión de los hechos, la Policía Nacional informó en un comunicado que Martínez Rodríguez fue detenida por hacer «escándalo en la vía pública en estado de ebriedad» y por «incumplimiento» del toque de queda, por lo que fue trasladada a la estación policial conocida como «Unidad Departamental Número 10», en La Esperanza.

La institución informó que durante una ronda de supervisión de las celdas, los agentes descubrieron que Keyla estaba «intentado quitarse la vida mediante asfixia por suspensión», por lo que fue trasladada «de inmediato» al Hospital Enrique Aguilar Cerrato, en donde presuntamente falleció.

Protesta por el caso

La versión oficial fue desacreditada por los familiares y amigos de Keyla, quienes se manifestaron en la estación policial de La Esperanza el lunes 8 de febrero, para exigir justicia y el esclarecimiento del caso, que apuntaba a un homicidio a manos de los oficiales.

 

(Visited 12 times, 1 visits today)

Artículos relacionados