Inicia acción trinacional contra 70.000 mareros en Triángulo Norte

dt.common.streams.StreamServer (5)
En los últimos 20 años, la población hondureña ha sido víctima de los diferentes tipos de crímenes que cometen las maras o pandillas en el país y desde que comenzó el problema se ha seguido agravando cada año.

Pero este flagelo no solo se ha presentado en Honduras, pues como si fueran espejos de la crisis de seguridad, también los guatemaltecos y salvadoreños han lidiado por años con la violencia y temor que infunden estos grupos criminales.

Debido a esto, Honduras, El Salvador y Guatemala, los tres países con más muertes violentas en la región, aprobaron el martes pasado el Plan Regional para el Combate a la Criminalidad Organizada Transnacional en los países del Triángulo Norte de Centroamérica, con lo cual se creó la fuerza trinacional para combatir las pandillas.

Violencia desatada

El año pasado, El Salvador fue el país de Centroamérica con más homicidios: 6.640; el segundo fue Guatemala con 5.677, y el tercero Honduras con 5.148 homicidios en 2015.

Muchos de estos asesinatos fueron perpetrados por las pandillas.

Por esta razón, el gran objetivo de la fuerza trinacional es dar mayor seguridad en la región y reducir, entre otras cosas, las altas cifras de homicidios.

Honduras tomó la iniciativa y esta semana ya comienza el despliegue de sus fuerzas.

“La orden es que inicie el despliegue de esta fuerza empezando a reconocer los sitios por donde pudiera ver algún nivel de riesgo o sitios en los que podemos afianzar con este tipo de inteligencia”, confirmó el presidente Juan Orlando Hernández.

En los próximos 10 días se espera que las fuerzas salvadoreñas y hondureñas ya estén en actividad.

Para el próximo octubre, la fuerza trinacional entre Honduras, El Salvador y Guatemala ya debe estar funcionando plenamente en su trabajo de combate a las maras en la región, tanto a nivel interno de cada país como a nivel fronterizo.

Evolución del terror

Expertos en temas de seguridad consultados por Diario LA PRENSA explicaron cómo ha sido la evolución de las maras en la región.

Según indican, hace dos décadas los pandilleros comenzaron cometiendo delitos, como asaltos de poca monta; pero entonces no se actuó para desintegrar a estos grupos y ahora han crecido y diversificado sus actividades al más alto nivel.

Sus fuertes y principales fuentes de ingresos son la extorsión, sus trabajos vinculados al narcotráfico y el sicariato, según expertos.

Los ingresos obtenidos por estas acciones criminales han llevado a las pandillas a fortalecerse con armamento, ser grupos con estructuras muy organizadas y crecer a niveles impensados hace algunos años, pues ahora son organizaciones criminales transnacionales.

También han evolucionado en el manejo de sus finanzas, incursionando incluso en varios sectores, como el transporte, medida que han tomado para poder lavar el dinero que ingresan por sus acciones criminales.

Además, han modificado su patrón de comportamiento, pues ahora muchos de los integrantes de maras ya no se tatúan, algo que era obligatorio en el pasado para pertenecer a estos grupos. Esta decisión la tomaron para no ser identificados fácilmente por las autoridades.

Extorsión

Según estudios de la Fuerza Nacional Antiextorsión (FNA) hondureña proporcionados a Diario LA PRENSA, El Salvador y Honduras, en ese orden, son los dos países de Centroamérica en los que más dinero obtienen las maras por extorsión al año.

Guatemala está en tercer lugar.

Los datos indican que en El Salvador se pagan más de us$390 millones por extorsión al año, en Honduras más de US$200 millones y en Guatemala unos US$61 millones. “Es un problema que se está atacando con determinación. Es importante que la población denuncie, porque de otra forma es muy difícil atrapar a los extorsionadores. No solo las maras extorsinan, pero sí son estos grupos los que más afectan a la población”, reveló un alto representante de la FNA, quen por protocolo de seguridad pidió que su identidad fuera mantenida en secreto.

Acciones

Pompeyo Bonilla, exministro de Seguridad, habló sobre la evolución de las maras en el Triángulo Norte.

“Después de la Guerra Fría, a finales de los años 80, una gran cantidad de jóvenes emigró a Estados Unidos, y cuando allá sintieron el problema de las maras se comenzó a deportar masivamente a Centroamérica a quienes integraban estos grupos. El problema empezó en El Salvador y luego se extendió a Honduras y Guatemala”, declaró.

Bonilla destacó la creación de la fuerza trinacional que conforman Honduras, El Salvador y Guatemala.

“Es una magnífica iniciativa, porque para nadie es desconocido que en el Triángulo Norte es donde está el mayor problema de estos jóvenes antisociales. Las más peligrosas son la Salvatrucha y la 18”, declaró el exministro.

Graco Pérez, experto en relaciones internacionales y temas de defensa, también resaltó la creación de la fuerza trinacional.

“Toda iniciativa dentro del marco de la ley, como estos acuerdos internacionales, es positiva porque busca frenar la violencia en el Triángulo Norte”, indicó.

Sin embargo, Pérez consideró que los demás países de la región deberían sumarse a este esfuerzo. “Esto no debería ser solo entre Honduras, El Salvador y Guatemala. Deberían integrarse a esta iniciativa de seguridad los demás países para mejores resultados”, declaró.

Las maras en números

1. US$651 millones por extorsión: Se pagan anualmente a organizaciones criminales que están en Honduras, El Salvador y Guatemala, los cuales conforman el llamado Triángulo Norte. La mayoría de este dinero va a maras.

2. 17.465 homicidios: Hubo el año pasado en el Triángulo Norte. Muchas de estas muertes fueron obras de las maras. El Salvador fue el país centroamericano con más homicidios en 2015, el segundo Guatemala y el tercero Honduras.

3. 20 toneladas de droga: Fueron incautadas en 2015 en el Triángulo Norte. Las maras ahora tienen negocios con droga. Honduras incautó 16 toneladas. El Salvador incautó 4,1 y Guatemala 3,2. Fuente: laprensa.hn

(Visited 19 times, 1 visits today)

Artículos relacionados