La incómoda pregunta sobre el coronavirus que ningún epidemiólogo o político se anima a responder

Redacción

En medio de las constantes noticias sobre el coronavirus, tanto de la ciencia como de los mercados, es fácil perder de vista el escenario más aterrador de todos: en el que no hay solución mágica.

En esta situación totalmente plausible, no habría vacuna contra la COVID-19 efectiva ni una terapia transformadora; la combinación de pruebas y seguimiento de contactos no suprimiría con éxito el brote; y la inmunidad colectiva ocurriría, en todo caso, solo después de millones de muertes en todo el mundo.

Incluso plantear esta posibilidad es una gran decepción. Pero el hecho de que un resultado sea terrible no lo hace imposible.

Desde finales de febrero, he dirigido unas 20 entrevistas con epidemiólogos y virólogos como Marc Lipsitch, Angela Rasmussen y Carl Bergstrom; economistas como Paul Romer, Stefanie Stantcheva y Larry Summers; y líderes en los mejores hospitales y expertos en agencias gubernamentales cuyos nombres pueden no sonar conocidos, pero cuya vida ha preparado para momentos como este. A pesar de obtener respuestas de expertos a docenas de mis preguntas, la única pregunta para la que no he podido obtener una respuesta es esta: ¿quién, exactamente, está planeando el escenario de pesadilla en el que nunca obtenemos una vacuna o un tratamiento innovador?

Idealmente, sería el poder ejecutivo del gobierno federal, con sus recursos y una vista panorámica del problema. Pero el presidente, que se postula para la reelección, tiene todas las razones para insistir en el optimismo (poco realista). De hecho, la Administración incluso ha discutido la disolución de su grupo de trabajo sobre el coronavirus.

Los CDC y otras agencias de salud pública podrían ser una buena segunda opción; pero están ocupados (con razón) advirtiendo al público que no se relaje y deje que el virus se propague sin control. No es realmente un trabajo para los científicos: están (comprensiblemente) dedicando toda su energía a la búsqueda de tratamientos y vacunas. Los gobernadores solo tienen la autoridad para planificar en su estado individual. Y la Fed tiene la tarea de tratar de salvar empleos y mercados, no modelar el fin de la economía tal como la conocemos.

El hecho de que se estén explorando unas 90 vacunas, con algunos ensayos clínicos, es emocionante y estimulante. Es mejor que 80 vacunas o 40 o cinco o ninguna. El simple número tiende a hacernos pensar que una o varias tendrán éxito. Pero la suma de muchos eventos de muy baja probabilidad no se traduce necesariamente en una alta probabilidad de que uno tenga éxito.

Nunca ha habido una vacuna de ARNm exitosa, como las están probando Moderna y otros, lanzada al mercado después de su aprobación. Lo mismo ocurre con una vacuna de vector viral como la que busca el grupo de la Universidad de Oxford. Y las vacunas tradicionales suelen tardar muchos años en llegar a los pacientes.

Hemos escuchado tantas veces que una vacuna no estará disponible hasta dentro de 18 meses que podríamos haber comenzado a confundir ese mensaje con la idea muy diferente de que, después de 18 meses, habrá una vacuna disponible.

Del mismo modo, las terapias transformadoras están muy lejos de estar garantizadas. En un estudio preliminar, Remdesivir redujo la mortalidad en pacientes hospitalizados con COVID-19 del 11,6% al 8%. Eso es estadísticamente significativo y podría salvar vidas. Pero incluso si se replica ampliamente, no significará un cambio fundamental en la forma en que aceptamos los riesgos de contraer la enfermedad. ¿Y cuándo fue la última vez que se escuchó la palabra hidrocloroquina?

La combinación de pruebas y seguimiento de contactos se anuncia como un mecanismo para reabrir la economía. Los desafíos aquí incluyen la realidad de que las pruebas a gran escala no están disponibles ahora y es poco probable que lo estén pronto.

El seguimiento manual de contactos es tan bueno como la tasa de respuesta, y la voluntad y la capacidad de contactar a las personas para que se autoaislen. El seguimiento digital de contactos es nuevo y plantea preguntas éticas desafiantes, incluso en torno a la privacidad. También es cierto que solo funcionará si un gran número de personas que entran en contacto con personas infectadas se autoaislan.

Luego está la cuestión poco discutida de si las pruebas más el seguimiento de contactos se pueden usar para suprimir una enfermedad que ha logrado la propagación en la comunidad a una escala masiva como el nuevo coronavirus. La combinación es de aplicación clásica en situaciones donde hay pocos casos y la enfermedad aún no se ha extendido ampliamente; esa era la situación en Corea del Sur, donde parece haber sido altamente efectiva. También se dice que la técnica ha demostrado ser efectiva en el brote de ébola de 2014.

Pero los epidemiólogos con los que he hablado sobre el nuevo coronavirus no han podido proporcionar un caso verdaderamente comparable en el que las pruebas y el seguimiento de contactos frenaran una enfermedad difundida en una amplia área geográfica.

Por Infobae

(Visited 26 times, 1 visits today)

Artículos relacionados