La nueva era de los dinosaurios

138754_800x600_crop_557a3321d1401

Entre el homenaje y el reboot , entre una remake y una cuarta parte, entre el suspenso de Tiburón y las aventuras de Indiana Jones , esta semana llega Jurassic World , la continuación de la franquicia basada en las novelas de Michael Crichton que llevó como nombre Jurassic Park y marcó con sus dinosaurios el cine de los noventa y la infancia de una generación.

El cambio de nombre no es casual. Ya pasaron 22 años del estreno de la película original y del intento frustrado de construir el primer parque jurásico del mundo; y los nuevos dueños de la isla quieren dejar atrás el pasado. De hecho, ya lo hicieron hace tiempo para crear un nuevo parque con las mismas criaturas modificadas genéticamente, pero con mayor seguridad, más confort, un logo distinto y tecnología súper avanzada.

138756_800x600_crop_557a33221b300

El emprendimiento en cuestión lleva diez años funcionando en forma exitosa y lo visitan alrededor de 20 mil turistas por día. Pero el problema surge cuando se decide crear una nueva especie con el objetivo de cumplir un mandato corporativo que pide renovarse para aumentar la tasa de visitantes y obtener cada vez más ganancias.

El resultado es algo horrible, terrible, grande y tremendo. Tanto como el Tiranosaurio Rex lo fue en su momento. Se trata de una nueva criatura desconocida, genéticamente modificada y llamada Indominus Rex. Una especie de Godzilla, de Tiranosaurio Rex más grande y feroz, que será imposible de contener.

Así es como comienza otra vez el desastre y una historia muy similar a la que ya conocemos, donde la ambición del hombre por controlar la naturaleza volverá a tener sus consecuencias. El argumento no varía demasiado con respecto al de 1993, aunque lo continúa, porque el objetivo de este proyecto producido por Steven Spielberg y dirigido por el casi novato Colin Trevorrow fue desde el principio llevar la historia a una nueva generación. Y a eso se dedicaron.

Por eso, y si bien hay constantes referencias para los que conocen la historia, los viejos protagonistas no aparecen ni para hacer un cameo. Sólo el científico en genética Henry Wu (BD Wong) continúa vigente.

RÁPIDOS Y FURIOSOS

Junto a la nueva criatura, los velociraptores volverán a ser las estrellas de Jurassic World, como lo fueron en la versión original dirigida por Spielberg. Se retomará para ello la teoría que el profesor Alan Grant introdujo en Jurassic Park III (2001), la cual aseguraba que los velociraptores eran dinosaurios tan fieros como inteligentes, sociales y capaces de comunicarse entre sí.

Esa será la base de la cual partirá el protagonista, Owen Grady (Chris Pratt), un exmilitar que trabaja en el parque y está a cargo de estudiar su comportamiento, de entrenarlos y de desarrollar, en la medida de lo posible, una relación con ellos.

138755_800x600_crop_557a3321efed7

Para quienes todavía no estaban al tanto, fueron justamente los cambios de colores y texturas que debieron hacer en los distintos raptores, para que puedan ser reconocidos por el público, los que generaron las críticas del mundo científico luego de los primeros tráileres promocionales.

Quizás por esa razón esta película se dedicó a remarcar más que sus predecesoras que no se trata de réplicas de dinosaurios milenarios, sino de clones realizados a partir de extracciones de ADN incompletas que fueron rellenadas con códigos de otros animales.

Aún así, lo mejor de la película y lo que mantiene de principio a fin el entretenimiento es su casting . La dupla protagónica de Chris Pratt y Bryce Dallas Howard es muy buena, y merece una mención especial Jake Johnson, que lleva una remera con el logo del antiguo parque durante todo el filme, y es el encargado de las partes más graciosas.

(Visited 71 times, 1 visits today)

Artículos relacionados