¡Las malas palabras en un niño pequeño!

Si empiezas a escuchar a tu hijo decir malas palabras, la solución, por supuesto, no tiene nada que ver con lavarle la boca con jabón. El primer paso es no perder la calma y luego tratar de comprender la naturaleza de esta circunstancia.

Así, podrás definir una estrategia para que tu niño comprenda porqué, cuando nos expresamos, lo ideal es usar un lenguaje respetuoso, que no agreda o incomode a otros.

Notas Relacionadas