Migrantes ‘sanan’ en jardines vecinales de Los Ángeles

AR-140909771
Fotografía de: “laopinion.com”
Cuando Paulina Ortiz cultiva fresas, betabel y yerbabuena en un jardín comunitario en Los Ángeles, ella se transporta a las fértiles tierras de El Salvador, donde ayudó a su abuelo en la siembra del elote.
Sin parques seguros alrededor, el jardín también sirve de esparcimiento para sus hijos. “Les enseñan a sembrar cuenta Ortiz, madre de tres hijos, todos involucrados en esta actividad. “La familia convive”, celebra.
“¿Qué se produce en los jardines comunitarios?” fue la pregunta central de una investigación de una profesora de la Universidad del Sur de California (USC). Su conclusión es que no sólo vegetales y frutas, sino valores sociales, alivio emocional y cooperación.
“Son sitios de terapia porque son lugares donde se encuentran con amistades que están sufriendo los mismos problemas, ahí buscan los inmigrantes buscan apoyo y soluciones”, comenta la catedrática, quien de 2010 a 2012 tomó nota de lo que ocurría en dos jardines vecinales en zonas pobres de Los Ángeles.
“Son lugares de curación y sanación, porque la gente cultiva yerbas medicinales de sus países”,. “Pero también hay sanación mental y espiritual”.
Creados en Inglaterra durante la Revolución Industrial, los jardines comunitarios han surgido en las peores épocas de Estados Unidos, como la Gran Depresión y la Segunda Guerra Mundial (cuando los llamaban “los jardines de la victoria”), respondiendo al desempleo y a la escasez de alimento.
Se estima que hay cien parcelas comunitarias en el condado de Los Ángeles, pocas comparadas con las alrededor de mil que existen en Nueva York, Detroit y Filadelfia
(Visited 14 times, 1 visits today)

Artículos relacionados