Nicaragüenses sufren y huyen del terror de los paramilitares en el interior de Nicaragua

Un informe revela que la migración de nicaragüenses ha aumentado desde el departamento de Masaya, al estar sitiado por grupos paramilitares.

Nicaragua

Masaya ya no es sinónimo de flores y de folklore al verse plagada de paramilitares, cuyo asedio enerva a la población que se mantiene sedienta de paz y enfrascada en la  incertidumbre de quien podría ser la próxima víctima

Hombres armados, ocultando su identidad con capuchas, se pasean por toda las ciudades, escasean los transeúntes en las calles, la gente no quiere hablar con nadie y miran para todos lados como si alguien los está vigilando. Agachan entonces la cabeza cuando pasan los verdugos.

Lea aquí: Estados Unidos prepara más sanciones para Nicaragua

En los barrios Monimbó, San Miguel y San Juan de Masaya se vive un ambiente lúgubre, aún en el día; silencio, pero no calma. Los ojos tristes de sus habitantes reflejan que algo muy doloroso pasó en ese lugar.

Estos barrios resistieron la más brutal represión por oponerse al gobierno de Daniel Ortega.

En Matagalpa, al norte del país, decenas de pobladores han tenido que abandonar sus casas y permanecer ocultos ante el constante asedio de los encapuchados que se movilizan en vehículos sin placa y fuertemente armados con fusiles de guerra y pistolas.

Mire además: Nicaragua necesita elecciones para “redemocratizarse”, advierte Almagro

(Visited 46 times, 1 visits today)

Artículos relacionados