Padre mata a su hijo al obligarlo a beber agua hirviendo en “exorcismo”

Los médicos reportaron que el niño tenía quemaduras en el 15 por ciento de su cuerpo, distribuidas entre su cabeza, codos y antebrazos.

Tucson, Estados Unidos

Un niño hispano de Arizona fue asesinado de una manera brutal por su propio padre, y ante los ojos de su madre, tras ser obligado a beber agua hirviendo de un grifo para “sacarle un demonio”.

Pablo Martínez, de 31 años, enfrenta un cargo de asesinato en primer grado tras la muerte de su hijo de 6 dentro de la casa de la familia en Tucson el pasado jueves.

El Departamento de Policía de Pascua Yaqui fue llamado a la casa de la familia en South Yoem Bo Oh, en la Reserva de Pascua Yaqui, a unas 100 millas de Tucson, por un niño con quemaduras que requería atención.

Cuando los agentes llegaron, encontraron a Martínez, y a una mujer, identificada como Romelia Martínez, madre del niño, afuera de la casa.

En el interior de la casa encontraron al pequeño desnudo, tendido sobre una cama y sin respirar. El niño fue envuelto en una toalla y trasladado en una ambulancia al Centro Médico Banner-University.

Los médicos reportaron que el niño tenía quemaduras en el 15 por ciento de su cuerpo, distribuidas entre su cabeza, codos y antebrazos.

Cuando los oficiales interrogaron a los padres sobre lo que había pasado, la mujer respondió “él puede decírtelo”, señalando a Martínez.

En un principio, el hombre le dijo a la policía que “no estaba en la mentalidad correcta” para entender, pero poco después se entregó a la policía, según detalla Tucson.com.

Martínez les dijo a los agentes que desde la semana anterior había notado que su hijo “tenía un demonio dentro de él”. Mientras tanto, la mujer apoyó esa versión diciendo que el niño estaba comportándose “demoniacamente”.

El hombre relató que durante la tarde de ese jueves él se ofreció a bañar a los dos niños de la casa, no se detalló parentesco ni edad del otro menor, y que fue entonces cuando vio “algo malvado” en su hijo y decidió que para salvarlo necesitaba sacar al demonio.

Cuando notó que el pequeño tuvo un “ataque de ira antinatural”, lo sostuvo de la cabeza y lo colocó debajo del grifo de la bañera para que el agua caliente cayera en su boca.

(Visited 77 times, 1 visits today)

Artículos relacionados