Persisten las dudas sobre la relación Trump-Rusia

Tras el triunfo de Donald Trump en las pasadas elecciones, los demócratas denunciaron la posibilidad de que Rusia hubiera interferido para hacer que la propularidad de Hillary Clinton decreciera tras el destape de sus correos electrónicos. En ese entonces el republicano negó conocer al presidente Vladimir Putin, no obstante que alguna vez había dicho lo contrario.

Hoy la relación se pone de nuevo en el ojo del huracán tras la renuncia de su asesor de Seguridad Nacional, Michael Flynn, por las polémicas y secretas conversaciones que sostuvo con el embajador ruso en Washington, Sergey Kislyak.

El vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer, aseguró que fue el propio Trump quien le pidió su renuncia al haber perdido su confianza en él, aunque una de las más cercanas consejeras del presidente, Kellyanne Conway, dijo que el ex asesor presentó la renuncia por voluntad propia.

Los demócratas, medios, expertos y algunos republicanos han manifestado sus dudas sobre por qué no se actuó pronto en el caso, si el Departamento de Justicia ya había hecho señalamientos sobre los nexos de Flynn con Rusia.

A Flynn se le acusa de haber aludido en diciembre al levantamiento de las sanciones contra Rusia, por la anexión de Crimea, en una conversación telefónica; también habría intentado sabotear el impacto de las nuevas sanciones aprobadas por Obama en represalia por las operaciones de pirateo informático atribuidas a Moscú en las elecciones.

Al menos cuatro comisiones parlamentarias investigan las interferencias rusas, así como las relaciones entre el entorno de Trump y Moscú, incluido Paul Manafort, un asunto que también investiga el FBI, según varios diarios estadounidenses.

Lea también:http://www.sercano.com/renuncia-asesor-de-seguridad-de-trump-renuncia-asesor-de-seguridad-de-trump-michael-flynn/

“La dimisión del general Flynn suscita nuevas interrogantes sobre las intenciones de la administración Trump en relación con la de Vladimir Putin, sobre todo en razón de los comentarios del presidente sugiriendo una equivalencia moral entre Estados Unidos y Rusia”, denunció el senador republicano más ferozmente anti Putin, John McCain.

El vicepresidente de la comisión de Inteligencia del Senado, el demócrata Mark Warner, destacó que numerosas preguntas “seguían sin respuesta más de tres meses después de la elección, sobre todo quién sabía qué y cuándo”.

Notas Relacionadas