Polémica en California por la colocación de urnas no oficiales para depositar el voto por correo

Estados Unidos

El principal funcionario electoral de California le ordenó a los republicanos que retiren urnas no oficiales de iglesias, tiendas de armas y otros sitios, y el procurador Xavier Becerra advirtió que los que estén detrás de la “manipulación de votos” podrían quedar sujetos a proceso.

Los republicanos se negaron a acatar la orden, diciendo que están en cumplimiento con una ley de recolección de boletas de California que permite que cualquier persona recolecte papeletas de los votantes y las lleve a oficinas electorales en los condados. “Por el momento, vamos a continuar con nuestro programa de recolección de boletas”, dijo Hector Barajas, portavoz del Partido Republicano en California.

Debido al coronavirus y a preocupaciones sobre la seguridad sanitaria en las casillas, por primera vez California envió por correo boletas a todos los electores empadronados activos para los comicios del 3 de noviembre, que suman más de 21 millones de personas. Las papeletas incluyen sobres prepagados para que los votantes las devuelvan por correo sin cargo alguno.

La ley estatal también permite que las autoridades electorales de los condados coloquen urnas por todo el condado donde la gente pueda acudir a depositar sus boletas. En ocasiones esas urnas seguras pesan más de 272 kilos (600 libras) y son monitoreadas frecuentemente por funcionarios electorales locales.

Los activistas republicanos han colocado sus urnas no oficiales en iglesias, gasolineras y tiendas de armas en al menos tres condados de California. Algunas llevan la leyenda “ubicación segura para depositar boletas”, mientras que otras dicen “aprobada y adquirida por el Partido Republicano”.

El partido declinó decir con precisión cuántas urnas han sido distribuidas y dónde han sido colocadas.

(Visited 29 times, 1 visits today)

Artículos relacionados