A principios de noviembre EEUU decidirá TPS para Nicaragua y Honduras

Los Gobiernos de Honduras y El Salvador han pedido en reiteradas ocasiones a EEUU que extienda el TPS para sus nacionales.

Estados Unidos

Estados Unidos tomará una decisión a principios de noviembre sobre el futuro del Estatus de Protección Temporal (TPS) para los nacionales de Nicaragua y Honduras que viven en territorio estadounidense y cuyo permiso expira el 5 de enero.

El portavoz del Departamento de Seguridad Nacional, Dave Lapan, explicó que su Gobierno debe tomar una decisión sobre los nicaragüenses y hondureños que viven en Estados Unidos gracias al TPS 60 días antes de que expire, por lo que «a principios de noviembre» se producirá el anuncio.

Mire aquí: Emisión de Matricula Consular beneficiará a cientos de hondureños

En el caso de El Salvador, el otro país de Centroamérica con TPS, el permiso expira el 9 de marzo, por lo que hasta principios de enero no se producirá una decisión sobre ese amparo migratorio, que Estados Unidos concede de forma extraordinaria a los nacionales de países afectados por conflictos bélicos o desastres naturales.

Para evaluar el futuro del TPS, el Gobierno de Estados Unidos está en diálogo con los Ejecutivos de los países centroamericanos y también está evaluando las condiciones sobre el terreno, indicó el funcionario.

En concreto, en el caso de Honduras y Nicaragua, Estados Unidos está evaluando cómo ha mejorado o empeorado la situación tras el paso del devastador huracán Mitch, que hizo que el expresidente Bill Clinton (1993-2001) aprobara un amparo para hondureños y nicaragüenses.

Le puede interesar: USCIS facilita a latinos acceso a sus servicios

La decisión de Estados Unidos sobre el TPS impactará en 86.160 hondureños, 5.350 nicaragüenses y 263.280 nacionales de El Salvador, país que recibió el TPS en 2001 después de una serie de terremotos, según datos facilitados hoy a Efe por el Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS).

El TPS no abre ninguna vía para la residencia permanente ni ningún otro estatus de regulación migratoria, por lo que si el Gobierno de Estados Unidos decide no prorrogarlo, sus beneficiarios tendrían que volver a su país de origen o se convertirían en inmigrantes indocumentados y podrían ser deportados.

 

 

 

 

 

(Visited 47 times, 1 visits today)

Artículos relacionados