Raro tumor deforma el rostro de un menor salvadoreño

El niño nació en el hospital de Santiago de María y el doctor dijo que era normal.

El Salvador

Walter Cortez Sigarán, de 13 años, asiste a séptimo grado, en el Complejo Educativo de Tecapán; donde según su padre Gerson Cortez, es un buen alumno y compañero.

El joven que residen en una colonia de un cantón de Santiago de María, cada día sale temprano de su casa a clases, a las 6:00 de la mañana, junto a tres compañeras de estudios que llegan por él para salir hacia el centro escolar.

Walter fue diagnosticado con Neurofibromatosis, un trastorno genético que afecta el sistema nervioso y causa tumores que pueden aparecer en muchas partes del cuerpo; en el caso de Walter con el tiempo, ha ido afectando su rostro, pero no le ha impedido llevar una vida como cualquier otro joven de su edad.

“El niño nació en el hospital de Santiago de María, pero a los ocho días de nacido me lo refirieron para el hospital Bloom, aunque cuando él nació el doctor me dijo que era normal, y le dejó solo unas gotas que yo le aplicaba como me indicó, pero ya cuando lo llevamos a la unidad de salud, sí ya nos dijo la doctora que teníamos que llevarlo al Bloom”, cuenta Gloria Alvarado, madre de Walter.

Mire aquí: Feria Vitrina Turística de Anato de Colombia nombra a El Salvador como destino turístico

En el Bloom fue diagnosticado, en un inicio, con cataratas y lo mantenían ingresado por 22 días o un mes, cuenta Gloria. Y fue en ese hospital que, tras varios días de ingreso y de estudios, le diagnosticaron Neurofibromatosis, un tumor que le inició en el ojo.

“Cuando el niño tenía siete meses nos dijeron que le iban a quitar el ojo, porque el tumor se lo había reventado. Lo operaron y le colocaron uno artificial. Después el tumor le fue creciendo y siempre lo manteníamos en control en el hospital Bloom, y solo me decían que lo iban a operar pero nunca lo operaron, solo me decían que no había UCI, ya tenía tres años el niño”, dice Gloria.

“Después lo llevábamos a consultas a otros lugares y ahora que está en tratamiento en el hospital Rosales, ahí ya me lo operaron dos veces para reducirle lo que le ha crecido del tumor. El doctor nos ha dicho que va a ir paso a paso, que no lo puede quitar de un solo, pero que sí va a mejorar. La próxima operación está para abril”, explica Gloria.

Tomado de www.elsalvador.com

(Visited 21 times, 1 visits today)

Artículos relacionados