Canal de Panamá: datos económicos de la ampliada vía que acerca aún más al mundo

dt.common.streams.StreamServer (1)
La ampliación de la vía permitirá que sea atravesado por los enormes Neopanamax, que son buques de hasta 49 metros de ancho por 366 metros de largo.

Panamá pone en marcha finalmente la apertura de una megaobra, a un costo inicial de US$5.250 millones, con la que persigue duplicar la capacidad del centenario canal y competir con otras rutas, como la de Suez, en Egipto.

cana.468(800x600)

Jalado por varios remolcadores, el portacontenedores ‘Cosco Shipping Panama’ ingresó a las nuevas esclusas de Agua Clara en una mañana nublada en ese sector terminal de la provincia de Colón, a 80 kilómetros al norte de la capital. Antes de la ampliación, barcos como esta moderna embarcación china de 48.2 metros de ancho y 300 metros de largo no podía cruzar el canal.

Cl4_3M-UkAA2yMF(800x600)

Con fuegos artificiales y banderas panameñas al viento, un barco chino cruzó el domingo por la mañana las nuevas esclusas del canal ampliado, y Panamá puso en marcha su más ambiciosa empresa para mejorar su desarrollo económico pese a los vaivenes del comercio mundial.

Cl4sxwCUkAABtJc.1(800x600)

La obra se abrió casi dos años después de lo previsto debido a retrasos en la construcción y a conflictos por reclamos de sobrecostos, pero el gobierno y las autoridades del canal organizaron una gran fiesta masiva para la ocasión.

Panamá se embarcó en la expansión del canal ocho años después de que la vía interoceánica, por donde pasa el 6% del comercio marítimo mundial, fue transferida por Estados Unidos, el 31 de diciembre de 1999, y un siglo después de que los norteamericanos la abrieran a través de una zanja de 80 kilómetros entre el Atlántico y el Pacífico que acortó distancias a los barcos.

Cl6AABZXEAAMnME.1(800x600)

El reto de hacerlo rentable

Panamá inauguró el domingo la demorada ampliación de su célebre Canal interoceánico en un ambiente de júbilo en el país centroamericano, que ahora enfrenta el desafío de rentabilizar la obra de US$5.400 millones en momentos de incertidumbre para el comercio mundial.

A las 7.50 hora local (1250 GMT) el portacontenedores chino «COSCO Shipping Panamá» hizo historia al atravesar la esclusa de Agua Clara, en el Océano Atlántico, para iniciar el primer tránsito de un buque neopanamax de 9.472 TEUs por los 80 kilómetros hasta Cocolí, en el extremo Pacífico, donde se espera que llegue a las 17.00 hora local. Una década después de aprobarlo en un referendo, los panameños celebraban exultantes la expansión liderada desde 2009 por la española Sacyr y la italiana Salini Impregilo, y que se retrasó un año y medio respecto a la fecha original por sobrecostos, huelgas y fallas en la construcción. Fuente: Estrategia y Negocios.

Pero al entusiasmo del estreno le sigue el reto de hacer rentable la arteria marítima, que ha dejado un conflicto judicial entre la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) y el consorcio por sobrecostos de US$3.587 millones en un panorama marcado por la ralentización de la economía global.

«Esta nueva ruta de tránsito es la punta del iceberg de un ambicioso plan destinado a reconvertir a Panamá en el centro logístico de las Américas», dijo Jorque Quijano, jefe de la ACP, tras un acto iniciado con un minuto de silencio por los (ocho) fallecidos durante los trabajos. Además, el Canal enfrenta desafíos como asegurar el suministro de agua dulce para mover las gigantescas esclusas, el manejo seguro de los enormes buques neopanamax y rebajas que está haciendo su competidor de Suez.
La ACP, un ente público autónomo, es optimista tras recibir 170 reservas (buques que han reservado su paso con antelación) para los tres primeros meses de operaciones.
También prevé incrementar un 40% sus aportes al Estado en el primer año fiscal hasta 1.400 millones de dólares, con un tránsito récord de 388.000 toneladas.

Cl47yBsWQAAZE5Y(800x600)

CEREMONIA AGUADA

La obra triplica la capacidad de los buques hasta 14.000 TEUs (contenedores de 20 pies), con lo que el Canal puede aceptar ahora al 98% de la flota mundial activa. Para 2021, el Canal ampliado -en el que trabajaron unas 40.000 personas, se utilizaron 292.000 toneladas de acero y 4,8 millones de metros cúbicos de concreto- llegaría a aportar más de US$2.100 millones anuales, o un 2,8% del Producto Interno Bruto (PIB) panameño.

Apenas una docena de los 70 presidentes y jefes de Estado invitados asistían al estreno del tercer juego de esclusas, incluyendo mandatarios de Centroamérica y el Caribe, Chile, Paraguay y Taiwán, a los que se sumaron directivos de las mayores navieras del mundo. La Cancillería panameña consideró el acto un éxito diplomático por la asistencia de representantes de casi todos los países invitados, incluyendo grandes clientes como China, Japón, Perú, Corea del Sur, Colombia y México.

Pero analistas creen que el nivel de las delegaciones se vio afectado por la filtración en abril de millones de documentos del bufete de abogados panameño Mossack Fonseca, que puso en evidencia como ricos y poderosos de todos el mundo utilizan sociedades offshore para evadir impuestos y lavar capitales.

La delegación estadounidenses fue encabezada por Jill Biden, esposa del vicepresidente Joe Biden, pese a que se llegó a esperar la asistencia de Barack Obama, dado que el país norteamericano terminó el canal en 1914, lo controló hasta 1999 y sigue siendo su principal usuario. «Desafortunadamente, sí ha habido una afectación en la reputación (por los Papeles) y eso indudablemente afecta al clima de negocios, incluyendo al Canal de Panamá», dijo el analista comercial Ernesto Bazán.

(Visited 145 times, 1 visits today)

Artículos relacionados